viernes, 18 de noviembre de 2016

Historias de terror de la enfermería en UK: El CQC.

De historias de terror va el asunto. En la última entrada os hablaba de la presión a la que a veces te ves sometido para conservar tu querido número de colegiado y hoy toca hablar de una entidad a la que temerás (y temerán) por encima de todas las cosas. El malvado CQC (y no, no es Caiga Quien Caiga).


¿Qué es el CQC? El CQC (Care Quality Commision) es un organismo independiente del departamento de salud, creado en 2009 como unión de varios organismos parecidos,  que se encarga de la regulación de los centros de salud y centros sociales de Inglaterra: hospitales, centros de atención primaria, residencias, dentistas… 
Si las SS se hubiesen dedicado a la auditoría, habrían sido la primera esencia del CQC. Son como Atila el Huno, allá donde pisan no crece la hierba. Ahora fuera bromas, dan miedo.  Vale, lo mismo estoy exagerando un poco… pero sí dan miedo, sí.

El CQC básicamente lo que hace es una auditoría externa (cada hospital tiene su propio “CQC” interno, para controlar que todo está correcto) en el hospital, y me diréis, vale, ¿y eso cómo funciona? Cada X tiempo el CQC viene al hospital, servicio por servicio, y controlan todo lo habido y por haber: que todos los papeles estén rellenos y correctos, qué haces en tu trabajo, cómo haces tu trabajo, que todo esté limpio y ordenado, si sabes cómo reportar un incidente, si sabes quienes son los altos cargos del hospital… no sé, cualquier cosa que se os ocurra. En base de eso, hacen un informe englobando varios puntos, servicio a servicio, y establecen una valoración, siendo la siguientes:


En función de la valoración que den a cada criterio, establecen un plan a seguir: volveremos en un año, volveremos en 6 meses, en dos semanas nos tienes aquí, te vamos a cerrar el chiringuito… Sí, habéis leído bien. El CQC te puede cerrar el chiringuito si, tras varias revisiones, todo sigue mal. No es lo normal, pero puede ocurrir. Y eso es una de las cosas que les hace temibles.
Os dejo una captura de una buena valoración (las hay horrorosas) y los criterios.



Otra de las cosas que hace que todo el mundo les tema es, básicamente, un añadido a su poder. Y es que entran arrasando con todo. En función de cómo sea de grande la unidad y de tu valoración anterior, se te planta allí más gente que en la guerra, te van cogiendo por banda y no te sueltan. Es un poco como un interrogatorio. Por lo que hablé con mi anterior ward manager, al parecer les han dado algún tirón de orejas por su forma de actuar y han aflojado un poco. Pero no tienen piedad.
Por ello, lo mejor que podéis hacer, si no podéis huir, es no esconderos. Huelen el miedo y van a por ti. Así que sed decididos y hablad directamente con ellos (al final os contaré una anécdota graciosa… aguantad un poco).
Lo mejor de todo esto es que cualquiera puede formar parte del CQC. Es tan fácil como apuntarte y punto. Así que sí, es un poco sangrante que propios compañeros de profesión sean tan agresivos. Entonces se convierte un poco en una mezcla de miedo y odio a partes iguales.

Obviamente, no aparecen de forma aleatoria. A ver, sí y no. Suelen avisar con unas fechas sobre las que pueden aparecer por el hospital y, en función a eso, concertan una o varias días fijos en los que revisarán la planta y luego, al margen de esas, pueden aparecer en cualquier momento, sin avisar. Y cuando digo en cualquier momento, es a cualquier hora. Que lo mismo aparecen a las 2 de la madrugada un martes que un sábado a las 11 del mediodia. Nunca se sabe.

Os dejo el enlace a un informe aleatorio que he escogido en su página web, para que veáis cómo son las valoraciones que hacen. Y si tenéis interés o curiosidad, podéis pasar por su web y echar un vistazo general. La podéis utilizar para conocer el CQC de un hospital en el que estéis interesados, por ejemplo. Así os sirve un poco de guía para decidiros.


Ahora, el momento anécdota. Yo parece que voy persiguiendo al CQC allá donde voy. En mi antiguo hospital me tocó y en este también. ¿Lo mejor de todo? Que no he hablado con ellos en ningún momento. En mi antigua planta dio la casualidad que libré los días que vinieron. Bien.
Pero hace 2 días aparecieron por la UCI… ay madre cuando me di cuenta que estaban por ahí… Cogieron a una compañera por banda y estuvieron un buen rato con ella y cuando se iban acercando lentamente hacia donde yo estaba… aproveche que era la hora del descanso y tenía media hora pendiente… así que sí, básicamente me cogí mi descanso hasta que se fueron de la planta y me quité de problemas. Así que ya sabéis, sed valientes y os acercáis a hablar con ellos o directamente coged el descanso y así no os ponéis nerviosos de más. Podéis elegir la opción que más os guste.


Nos vemos la semana que viene compañeras/os :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario