viernes, 27 de enero de 2017

Enfermería española: ¿la mejor enfermería del mundo?

Sabéis que me gusta ser crítico, e intento serlo siempre que puedo, tanto con la enfermería en Reino Unido como con la de España. En la última entrada le di un poco de caña al sistema británico con respecto a la educación para la salud pero hoy, me temo (en realidad no lo temo), le toca a la enfermería española… Tomad asiento que viene una entrada larguita y sin pausas.


Ayer, tuve el privilegio de desvirtualizar a Enrique Castro, le encontraréis en twitter como @castrocloud, ya que me invitó a un evento muy interesante en el Imperial College de Londres, una cumbre de enfermería centrada en el control de la antibioterapia. El evento estaba compuesto por trabajadoras de gran nivel, la mayoría de ellas enfermeras, aunque también había farmacéuticos y médicos, entre otros. La asistencia fue muy positiva en muchos aspectos, sobre todo por lo que aprendí y por lo que me abrió los ojos. A poco que ayer me estuviéseis leyendo en twitter, sabréis un poco por donde van los tiros.
Sobre todo, quería centrar esta entrada en dos cosas distintas.


La primera es que, como os decía antes, en la entrada “Llegó la gripe al NHS” le di bastante caña a la falta de educación para la salud que estaba encontrando aquí. Y es curioso, ya que la cumbre estaba llena de gente que se dedica a la educación para la salud, de una forma u otra… pero, ¿dónde se pierde la comunicación? ¿Por qué no llega a los pacientes? Los profesionales existen, pero no parece que la enfermería de “a pie” del hospital esté muy interesado en ello… Tendré que investigar en qué momento del proceso se rompe la cadena. Y tendréis noticias al respecto.

La segunda, y de la que realmente quería hablar, y a raíz de lo que vi y hablé con Enrique, con respecto a la famosa frase: “Es que a los enfermeros españoles se los rifan en Reino Unido (y en el mundo)”. A ver, vayamos por partes… y voy a hablar de lo que conozco, que es este país.

Lo primero, he de reconocer que esa frase nunca la he escuchado ni de una persona extranjera ni de gente que se dedique a la contratación de personal. Pero, en cambio, en España se escucha hasta la saciedad, sobre todo en las universidades. ¿Es la formación como enfermera en España mejor que la de Reino Unido? Hablándolo extensamente con estudiantes de enfermería de aquí, opino que sí, sinceramente. Me refiero a formación puramente académica ¿Compartimos la forma de entender la enfermería y el sistema nacional de salud? No, y aquí es donde está la gran diferencia. La enfermería está formada de cara a lo que tiene que absorber su sistema sanitario, eso hace que veamos las cosas distintas, aunque en el fondo tengan sentido. Me explico. Una enfermera en España necesita estar operativa al 100% en su primer día de trabajo, ya sea en un centro de Atención Primaria o en una UCI de neonatos, por ello durante la carrera hace absolutamente de todo, aunque luego no se acuerde. En Reino Unido, una enfermera recién terminada tiene, dependiendo del hospital, un año de preceptoría, al margen del mes de inducción que tenga en su unidad. Con esto quiero decir, ¿es necesario que un enfermero británico sepa todo al terminar la carrera? No, ya que dan por hecho que se lo van a enseñar. ¿Es eso peor? Para su sistema sanitario, no; para el nuestro, sí. Dos formas distintas de ver la enfermería. Eso sí, hubiese pagado por tener ese “salir del cascarón” en España.

La segunda parte con respecto a la famosa frase es, vale, puede que académicamente seamos mejores y que tengamos la necesidad de saber todo nada más terminar… pero llegamos, a mi parecer, al mayor problema de todos. ¿Está la enfermería española bien desarrollada? Obviamente, nos desarrollamos hasta dónde nos dejan nuestros queridos políticos, en eso no tenemos “mucho que hacer”. Aquí es donde los británicos nos dan mil vueltas: especialidades completamente desarrolladas, investigación, carrera profesional, posibilidad de adquirir continuamente nuevas competencias, posibilidad siempre de seguir creciendo, pero no exclusivamente a modo curricular, sino que se vea reflejado en tu trabajo y sí, digámoslo, en tu sueldo. Aquí, la enfermería especialista no es alguien que vive en el limbo de las enfermeras, como pasa en España, es una realidad y de gran peso. Especialidades de todos los tipos y no dejándote los cuernos para que luego pueda terminar en nada (hablo del EIR). Aquí te especializas a base de años de experiencia, de formación en una unidad concreta y, finalmente, haciendo algún máster al respecto que, por regla general, suelen pagar los propios hospitales. Qué diferencia, ¿no? He de reconocer que, en esto, los británicos me dan mucha envidia. Aunque también es cierto que a ellos no les sobran miles de enfermeros que su sistema sanitario no puede absorber, eso supongo que ayuda.
También comentaba con Enrique el hecho de la prescripción enfermera. Bueno, y no solamente con él, sino con otro compañero británico que no sabe cómo funcionan las cosas en España, y estaba alucinando. Para ellos, lo normal es que la enfermera prescriba. Y sí, vale que han pasado muchos años desde que eso ocurre, pero según sus cálculos vieron que ahorraban dinero, que ganaban en seguridad clínica… Blanco y en botella. Luego me vendrán los que me dicen: “Pero en mi carrera hice un gritón de créditos en farmacología y tú hiciste 10”. Ya ¿y?. Aquí La farmacología durante la carrera no es tan extensa como la nuestra. Pero, y volviendo al tema de especialidades porque está íntimamente ligado, a base de años de experiencia, especialización y máster, han conseguido las aptitudes necesarias para poder desarrollar su trabajo. Qué es más importante, ¿los créditos o las aptitudes?

Y, a raíz de todo esto, en twitter tuve una conversación con @Nurse_Lecter y @anler7 sobre este tema. Todos estamos de acuerdo que enfermería es cuidar y todo lo que engloba: técnicas, investigación, educación para la salud, posibilidad de desarrollo profesional, especialidades… El problema, o yo tuve muy mala suerte los años que he trabajado en España, es que mi trabajo se paraba en dos cosas de esas. Bien porque no tenía tiempo, bien porque nadie te apoya en ello, bien porque no te ofrecen los medios o porque, directamente, resulta imposible. ¿Por qué nos molesta tanto que otra gente pueda realizar una técnica, por ejemplo canalizar un acceso periférico, y no nos molesta no poder investigar? ¿Es más importante lo uno que lo otro?


Con todo este rollo que os he soltado solo quiero decir que lo mismo tenemos que dejar de mirarnos tanto al ombligo y abrir un poco las miras. No quiero decir que no me gusta la enfermería española, al contrario, me encanta y me resulta más agradable de trabajar, sobre todo a nivel de planta de hospitalización. Pero a nivel de puertas abiertas, posibilidad de especializarte, de cobrar por ello, de investigar, de ocupar distintos puestos que vaya más allá de estar al pie del cañón agobiado o estar haciendo planillas… no tenemos que hacer nada con eso. Lo peor de todo, es que no encuentro la manera de poder implementar esos cambios. Y nunca la encontraremos mientras sigamos siendo moneda de cambio de los políticos y hasta nuestros propios colegios profesionales y sindicatos nos mangoneen.


Puede que esta entrada haya sido una ida de olla, no lo niego, y puede que esté muy equivocado en mis pensamientos, pero tenía ganas de soltarlo. ¡Buen viernes!

22 comentarios:

  1. Ese dedo, muy bien puesto en esas llagas. Y un texto muy sugerente, que me sugiere...

    Lo que falta sobre todo, creo humildemente, es "ordenar" con visión de futuro una profesión que hoy solo está "ordeñada" por incompetencia de un "cuerpo de ventas" incapaz de mostrar el enorme potencial de la Enfermería y las enfermeras para resolver problemas.

    1.- Obtener (por la fuerza si es preciso, que lo será) un liderazgo "transformador-de-verdad", capaz de impulsar un debate serio, no demagógico ni reivindicativo, más enfocado a lo que se puede aportar que a lo que se desea recibir.

    2.- Un proceso de reflexión que realice un diagnóstico pegado al terreno, crítico, descreído, sin partir de adhesiones inquebrantable a supuestos "paradigmas intocables" y sin tener que demostrar el más mínimo respeto a "nuestras esencias" ni a "nuestra identidad"; eso, ya vendrá.

    3.- Un debate sobre qué enfermería necesitan nuestros servicios de salud; sobre el potencial de la disciplina y la profesión para aportar una nueva visión y una nueva racionalidad sanitaria; determinar qué necesidades están bien cubiertas actualmente y cuáles no (y cómo podrían estarlo mejor); a qué problemas de siempre, nunca bien resueltos por el modelo medicocéntrico, se podría aportar un nuevo enfoque más adecuado; y para cuáles de los nuevos retos, esos que nos empiezan ya a morder los pies, está la enfermería mejor posicionada para dar respuestas en términos de coste-efectividad y del bimomio calidad-seguridad que las otras profesiones sanitarias.

    4.- Un proyecto de ordenación, probablemente sobre el continuum enfermeras generalistas - enfermeras especialistas - enfermeras de práctica avanzada; con especial atención a la enfermería "comunitaria" (en la comunidad, o sea, en la calle, no solo en los despachos y consultas) y al impulso de unos servicios sociosanitarios más profesionalizados y orientados a la pandemia de pacientes con pluripatologías crónicas.

    5.- Proponer una mayor cohesión e integración entre la Academia y la Asistencia, tratando por ejemplo de que la formación de posgrado se oriente antes a las necesidades de una práctica enfermera avanzada que a los intereses y comodidad de los departamentos de enfermería.

    Lo que pasa es que esto es secuencial: sin 1 no hay 2, ni 3, ni 4, ni 5, ni... nada.

    Porque me temo que cuando se ponen, tan bien puestos como en tu entrada, estos dedos en esas llagas se van de rositas los principales culpables, que no son "los otros", sino "de los nuestros": quienes llevan 30 años mirando su ombligo y sus bolsillos en vez de liderar la profesión que dicen (fingen) representar. Sin liberarse de ese enorme bloqueo seguiréis como siempre: quejándoos (mucho) y siendo ordeñados (cada vez más).

    Como suelo decir, desde "fuera" se ven mejor las cosas. Enhorabuena por la aportación y a ver si empieza el debate. Y perdón por el coñazo y la intromisión.

    Juan F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más, me vuelto a quitar el sombrero ante un comentario tuyo. Los "replies" así dan gusto...
      Efectivamente, todo es una cadena. Y parece que hemos perdido el primer eslabón, así que a ver cómo lo hacemos para llegar al último. Pero, sobre todo, quiero aportar el punto de vista de alguien que ha vivido la enfermería dentro y fuera, ya que lo mismo tenemos que empezar a replantearnos ciertas cosas. O lo mismo estoy equivocado, quien sabe.
      Sobre todo quería general debate que siempre se sacan cosas buenas.

      Nunca más se te ocurra pedir perdón por una aportación tan constructiva. Siempre serán bienvenidas en este blog.

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Tu entrada no solo no me parece una ida de olla sino que, por el contrario, está totalmente centrada en el problema.
    Yo destacaría lo de "Lo peor de todo, es que no encuentro la manera de poder implementar esos cambios. Y nunca la encontraremos mientras sigamos siendo moneda de cambio de los políticos y hasta nuestros propios colegios profesionales y sindicatos nos mangoneen". Aquí está la madre del cordero, colegas. Por mucho cambiar de actitud y por mucho dejar de instalarse en la eterna queja como la Verdadera_Enfermería invoca constante y machaconamente, mientras en la gestión no deje de haber amiguetes o carnés no vamos a ninguna parte.
    Yo, por mi parte, rechazo cada día todo lo que venga de esa parte y que contribuya a que esto esté de esta forma, pero siempre me veo solo o casi solo -como en Twitter- mientras que decenas de compañer@s ríen gracias, abusan del "Sí, bwana" y están dispuestas a ser 'amiga de' para trepar y asegurarse un puesto en el glamouroso, exclusivo y bien remunerado club de la gestión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aportación!
      Sí... por desgracia creo que es la parte más complicada (hasta imposible te diría) de cambiar. pero oye, todo cambio tiene un comienzo aunque sea duro!! Habrá que intentarlo!

      Eliminar
  3. Te dije que iba a escribir un comentario y como tal, aquí está :P.
    Suscribo totalmente y de cabeza todo lo que dices, David. Es que no puedo estar más de acuerdo.
    Me parece que en España, al no haber una cultura de investigación en Enfermería, es más difícil ponerse con ello; no hay precedentes, o no demasiados, y es como "madre mía, ¿y por dónde empiezo?". Y eso que yo en la Universidad di un cuatrimestre de Investigación, aunque no se profundizó demasiado... Pero es que si sumamos al hambre las ganas de comer, los motivados para investigar -que suelen ser los jóvenes-, no ven facilidades: no pueden compaginar horarios y vida personal, a muchos no se les dan becas o permisos de asistencia a cursos, congresos y demás... y los más veteranos pasan del tema en su mayoría porque "a mí qué más me da si yo ya he demostrado todo lo que tenía que demostrar". Repito: LA MAYORÍA, no todos. Pero es más cómodo seguir haciendo las cosas como sabes a, aunque sea, meterte en Google Académico, por poner un ejemplo.

    Lo único comentar mi experiencia a raíz de tu reflexión en relación a la formación universitaria práctica. Cuando dices "por ello durante la carrera hace absolutamente de todo, aunque luego no se acuerde", en mi caso puedo decirte que no fue así. No sé si será por el tema de estudié el grado y no la diplomatura -no, no voy a montar polémica, ¡tranquilo!-, o que los prácticums en mi Universidad son así y difieren de otras. Pero el caso es que yo no roté por todos los servicios, por ejemplo. No pasé por Diálisis, ni por Pediatría -con lo cual en estos dos casos hay técnicas específicas que no es que no me acuerde... es que no las sé-, ni por Salud Mental aunque esto último a día de hoy no me suponga un problema ;P. Eso sí, estuve un mes y medio en cada prácticum, eso es un lujo porque acabas controlando mucho.
    Lo que vengo a decir es que, pese a la implantación del nuevo plan, yo veo lagunas, veo huecos. Tengo familiares enfermeros 2-3 años mayores que yo que estudiaron la diplomatura. Tal y como me las contaron, sus prácticas me gustaron más. ¿Que estaban menos tiempo? Sí. ¿Que pasaban por todas partes? También.

    Y poco más, salvo que activo el modo suspiro para decir que queda muuuuuuuuucho por hacer, aunque los nuevos intentamos movilizarnos como buenamente podemos.

    Un gustazo leerte, y un honor poder comentar en este post :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevaba todo el día esperando esta respuesta :P

      A ver, lo de hacer de todo es un decir... yo estudié diplomatura y no roté por todos los sitios, ¡ojalá! Con ello, me quería referir a que un alumno de enfermería en España da medicación, canaliza vías, sonda... un alumno de enfermería en Reino Unido, no puede hacer, ni hace, absolutamente nada de eso. Tampoco lo "necesitan". No sé si me he explicado ahora!

      Seguiremos luchando por esto ya que es lo único que nos queda.

      Un saludo ^^

      Eliminar
    2. Ah, vale. ¡Perdona, se ve que no lo he entendido bien! Entonces sí, nosotros hacemos de todo, jajajaja.

      Eliminar
    3. Nada por lo que pedir perdón :P

      Eliminar
  4. Os leo a todos y previo a las ganas de llorar... Me infundís mucho respeto y preveo esperanza porque al menos hay posicionamiento crítico. Podría añadir y añadir pero es suficiente con la descripción del patrón de salida y el del futuro que hace mi adorado Juan Hernández @juherya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia, el posicionamiento crítico no solo hay que mostrarlo en RRSS... También en las instituciones...
      Juan ha dado en el clavo...

      Eliminar
  5. Txus Hernández @txushh28 de enero de 2017, 10:09

    Me parece muy acertado poner el dedo en la llaga. El enemigo está dentro.somos nosotros mismos. Llevo años observando esta profesión en la que los problemas se arreglan en cafetería o tertulia,pero existe una mentalidad de funcionariado en el sentido más peyorativo de la palabra.
    Esta semana mismo he estado buscando una.colaboración para una pequeña ponencia de 10 minutos, con un trabajo facilito, y el pasotismo y excusismo del colectivo enfermero es brutal.
    No hay cultura de superación....existe conformismo entre el personal fijo, los sindicatos, concretamente el corporativo...son nidos de vividores y vendidos al mejor postor y la mayor aspiración de la mayoria de la.gente es conseguir una plaza fija...o in contrato de más de una semana.
    Llevo 20 años tratando de ser optimista,pero creo que la enfermería en España va para atrás en muchos sentidos, y no solo por falta de estímulo externo, que también, sino por llevar muchos años.con victimismo mirandonos al ombligo.
    Nuevas competencias?especialidades?dedarrollo profesional?
    Ayer se reían de mi porque auscultaba a un paciente y en el relevo, una compañera insultantemente jovene dijo que no le contara mi vida, que le dijera simplemente si los.enfermos estaban ya todos con vía, analitica sacada y tratamientos pendientes, que lo demás le daba igual.(trabajo en servicio de urgencias)ese es el nivel...me temo...de la «mejor enfermería de Europa»
    Gracias por meter el dedo en la llaga.estoy de acuerdo contigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario! Me alegra saber que todavía quedamos gente que no queremos seguir así. Pero que taaaanto por cambiar...
      Un saludo ;)

      Eliminar
  6. Completamente de acuerdo con tu escrito. Años luz. Lo digo, después de 20 años ejerciendo, tres oposiciones aprobadas con buena nota y creo que seguiré sin plaza. Eso me impide desarrollarme en otros campos y seguir estudiando para sacar una oposición. Los trabajos de investigación se hacen fuera de tu tiempo y sin poca ayuda. Y así cuesta mucho más. Ni hablar de la carga asistencial, porque se empeñan en seguir aumentando otras plantillas sanitarias, pero no la que se encarga directamente y prioritariamente del cuidado al paciente. Triste realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena que sea eso lo que nos queda...
      Habrá que seguir luchando!

      Eliminar
  7. David, acabo de conocerte y con tu entrada coincido plenamente. Te felicito por tu entrada. Cuando en este tiempo me han preguntado, tanto en un país como en otro por esa famosa pregunta, yo tampoco me he podido decantar por uno, ya que si veo q estamos altamente preparados en España, luego son pocas las posibilidades de desarrollarlas, sin encontrarte con trabas de muchos tipos, multidisciplinario, burocráticos, según duración de contrato, etc. Yo tampoco pierdo la esperanza, y ver q cada vez somos más anima. Soy diplomado de más de 20 años de profesión y espero q algún día disfrutar de lo mejor de ambas visiones, pero creo q elmprimer cambio hay q hacerlo en las instituciones.
    Lo dicho, un placer leerte. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu participación. La verdad que es difícil responder a esa pregunta, sobre todo a gente que no está metida en el mundo. Por desgracia, nos queda tanto por cambiar...que yo espero que ese cambio empiece en algún momento. Creo que podemos ser impulsores de ello.
      Un saludo! ^^

      Eliminar
  8. David,

    Se agradece la sinceridad con la cual has tratado el tema, porque se nota que has dejado a un lado tu ego de enfermero español para poder ver mejor la realidad.

    El mayor problema que he visto durante mis años en la selección de personal de sanidad europeo para el Reino Unido, ha sido que la mayoría de los candidatos cuando van a Uk traen sus cosas buenas (formación y experiencia) de sus países de origen, pero también vienen al Reino Unido con diferentes maneras de trabajar, que no digo que sean peores o mejores que las de los Británicos, junto con un pésimo nivel de ingles en la mayoría de los casos.

    Conclusion; el vacío que hay por no tener un nivel de ingles adecuado para poder desarrollar sus funciones como todo profesional de la sanidad en un ámbito ingles, en vez de llenarlo con horas de estudio del idioma del país de destino para seguir adaptándose a esa nueva sociedad al nivel que se requiere a todo profesional de la salud en cualquier lugar, se suele oír los siguiente; Vaya país....., aquí no saben hacer nada, en mi país lo hacemos mejor, la comida no me gusta, etc, etc.

    Lo unico que frena a cualquier candidato de no poder alcanzar sus objetivos como profesional de la salud en Uk, es su nivel de ingles, ya que como tu bien has dicho, el Reino Unido te ofrece formación continua y en la mayoría de los casos subvencionada, cuanto mejor sea su nivel de ingles, mejor podrá adaptarse y aprender de su nuevo entorno, el ingles o cualquier idioma es como unas gafas, cuanto mas limpias las tienes, cuanto mejor nivel del idioma tienes, mejor conocerás y aprenderás de esa nueva cultura, y el verdadero enriquecimiento no es el nivel de idioma que podamos conseguir, si no, como lleguemos a conocer y aprender de esa nueva cultura gracias al nivel del idioma de esa nueva cultura, en resumen, cuanto mejor es nuestro nivel de ingles, mejor podré adaptarme al Reino Unido, menos frustración tendré a la hora de luchar por conseguir mis objetivos, y podré caminar por el camino del aprendizaje con mayor tranquilidad, yo siempre digo....cuando emigramos a otro país te acabas enfrentando a ti mismo saliendo de tu zona de confort para entrar en un circulo de formación y aprendizaje continuo.

    Hay dos tipos de candidatos; los que son humildes y se enfrentan a su propio yo para mejorar consiguiendo muy buenos resultados a nivel profesional como personal, o los que prefieren enfrentarse a la nueva sociedad que los acoge, aquí trabajan muy mal, en mi país hacemos las cosas mejor, aquí la comida y el tiempo es muy malo etc, etc, los del segundo grupo pueden estar los años que quieran en el Reino Unido pero nunca llegaran al nivel de transformación de los del primer grupo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quito el sombrero ante semejante respuesta. Tú, mejor que nadie sabes lo que se cuece por estos lares y sí, prácticamente se puede resumir en eso.
      Nunca está de más que hagamos autocrítica. No tiene nada de malo decir que alguien nos supera en algo...
      Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  9. Llevo muy poco ejerciendo la enfermería pero creo que has dado en el clavo totalmente. Poco puedo añadir a lo que con toda la razón del mundo ya se ha dicho. Un saludo y muchas gracias por compartir tu experiencias desde UK!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por contestar! Y ánimo en tu "nuevo" camino ;)

      Eliminar
  10. Lo siento, firmar como anonimo que no es que lo quiera ser. Es que no tengo ninguna de las opciones del desplegable.
    Muy de acuerdo con todos los comentarios.
    Yo estudié enfermería en Londres, trabaje alli, despues hice una diplomatura en Enfermeria oncologica y despues un degree. Luego me fui a trabajar a Australia. Volvi a Londres y tras ello me volví por fin a España.
    Con todo lo que nos vanagloriamos de la enfermería por aqui, yo sigo frustrado. La enfermeria en España con respecto a tecnicas será genial, pero el realizar tecnicas no te convierte en mejor enfermero. La enfermería se compone de muchas cosas y francamente creo que aqui se limita a unas pocas.
    Se sigue teniendo nulo interes por los avances cientificos. Por más que se intente en la carrera inculcar la pasión por la evidencia, los enfermeros se ponen a trabajar y se olvidan de ella. Se limitan a realizar las tareas que les enseña el compañero de turno, sin cuestionarse si estan basadas en la evidencia o no. No se preocupa nadie, o pocos, de especializarse a no ser que ello les reporte más puntos en alguna bolsa o en algun momento les sirva para coger una plaza fija (la ansiada, dichosa, plaza fija). Y como vamos a cambiar así?. Lo que ha de cambiar es el sistema y mientras este no cambie no cambiará nada. Evolucionar profesionalmente sigue siendo imposible. Francamente si lo de evolucionar es ascender a supervis@r de planta, apaga y vamonos. A lo unico que se dedican la mayoria es a hacer pedidos y a ¨gestionar¨ minimamente al personal.
    Tanto en el Reino Unido como en Australia la enfermeria tiene voz y voto, no como aqui; donde somos mer@s secretarias. Nos limitamos a ¨cumplir¨ ordenes que nadie cuestiona y no se nos toma en cuenta para casi nada.
    En fin, habria mil cosas para sacar punta. Pero habiendo vivido ambas experiencias me quedo con el Reino Unido donde progresé hasta llevar un equipo de investigación, con varias personas y varios estudios a mi cargo. Donde el especialista se dirigía a ti para preguntarte tu opinion. Donde realmente formabas parte de un equipo de trabajo.
    Gracias por tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por certero comentario. No le quito ni una coma! Y bien sabes lo que es trabajar de enfermero fuera de España, mejor que yo...
      Un saludo :)

      Eliminar